Consulta Nuestras Novedades y Ofertas


viernes, 29 de septiembre de 2017

Aire acondicionado Multisplit, ¿por qué usarlo?


Si estás pensando en instalar aire acondicionado puede que te empieces a familiarizar con ciertos conceptos relacionados con su instalación. Si es así, puede que te estés empezando a preguntar a qué se refiere realmente la instalación de aire acondicionado multisplit y qué diferencias tiene respecto a otro tipo de instalaciones como la instalación de un Split o aire acondicionado por conductos.

Qué es aire acondicionado multisplit

En el mercado del aire acondicionado el split se refiere a que el equipo de aire acondicionado está partido, o dicho de otra manera formado por dos unidades, la interior y la exterior. Otro tipo de equipos son los llamados equipos compactos, en los que todos los componentes del aire acondicionado se encuentran en la misma unidad.
Un equipo multi split consta de varias unidades interiores ó splits conectadas a una unidad exterior. Es una instalación de aire acondicionado más versátil  y completa ya que permite climatizar varias habitaciones con una sola unidad exterior. Además, también permite combinar los tipos de unidades interiores que se van a utilizar, pudiendo combinar por ejemplo varias unidades interiores de tipo Split y otras tipo cassette, o techo,…en función de las necesidades. (Este tipo de combinaciones vienen especificadas por el fabricante en cada modelo).
La unidad exterior está preparada para adaptar diferentes unidades interiores, pueden ser unidades 2×1, 3×1,…4×1,..incluso hay modelos, orientadas al aire acondicionado en el sector terciario, que pueden conectar más de 8 unidades interiores, lo que permite climatizar de forma diferenciada estancias con diferentes necesidades de climatización como hoteles, residencias, etc,..
En este caso, la unidad exterior o condensadora, que también es donde se coloca el compresor, tiene que contar con una potencia capaz de alimentar a las unidades interiores, ya que si la potencia de los splits es superior a la de la unidad exterior puede afectar al rendimiento general del aire acondicionado. De todas formas, el instalador profesional encargado de instalar el aire acondicionado se encargará de estudiar las características de las viviendas  y decidir qué tipo de unidad exterior es la más adecuada, potencia,..etc,..y también de dimensionar y adaptar las potencias de las unidades interiores.
En cuanto a la instalación de aire acondicionado multisplit, obviamente, es más compleja que una instalación simple de un Split de aire acondicionado, puesto que han de tenerse en cuenta  en primer lugar las especificaciones del fabricante sobre el tipo de combinaciones que se pueden hacer y también las potencias de cada equipo interior, distancias desde la unidad exterior a las unidades interiores, carga del gas refrigerante,..por lo que recurre a un instalador profesional acreditado para que te asesore sobre la mejor opción para tu instalación de aire acondicionado.

Ventajas de los equipos multi-split

Confort y ahorro de energía

Una de las mayores ventajas de la instalación multisplit es que es posible regular la temperatura de cada habitación o estancia de forma individual. Esta característica afecta directamente al grado de confort, puesto que las necesidades de climatización varían de una estancia a otra y también en el ahorro energético, puesto que es posible apagar los equipos que no necesitemos y por tanto, energía no consumida es energía que se ahorra. Además, no sólo se produce ahorro al no conectar las unidades interiores sino que para hacer funcionar todos los equipos sólo se necesita un compresor, lo que reduce de forma considerable el consumo energético derivado del aire acondicionado.

Aerotermia en rehabilitación energética de edificios


La aerotermia es una energía renovable que es capaz de aprovechar el calor contenido en el aire para producir energía. La tecnología que utiliza para ello son las bombas de calor aerotérmicas, que por su principio de funcionamiento basado en la termodinámica, son capaces de transformar esa energía contenida en el aire y convertirla en energía calorífica, aportando bien calefacción, refrigeración o agua caliente sanitaria según sean las necesidades y además generando un importante ahorro energético.
A la hora de acometer una rehabilitación energética de edificios, hay que tener en cuenta muchos aspectos, y uno de ellos es la elección de un sistema de calefacción, eficiente y sostenible, con el que se pueda cubrir la demanda energética en todas las viviendas y reducir el consumo energético.Estas son algunas de las razones por las que la instalación de bombas de calor aerotérmicas se han convertido en una opción muy a tener en cuenta en caso de rehabilitación energética de edificios o a la hora de tener que renovar la instalación de calefacción de un piso o vivienda unifamiliar.
Bomba de calor aerotérmica, tecnología sostenible
Según AFEC, asociación promotora del uso de la bomba de calor como sistema de climatización, la bomba de calor es el sistema más utilizado en los sectores con grandes necesidades de climatización y además representa un sistema de calefacción respetuoso con el medio ambiente que reduce las emisiones de CO2.
En una situación como la actual, en la que hay que mantener el calentamiento global a raya, apostar por tecnologías sostenibles que reduzcan los gases de efecto invernadero es casi una obligación. La bomba de calor , al aprovechar la energía del aire y usar la energía eléctrica, no tiene emisiones directas de CO2, reduce la dependencia de los combustibles fósiles y no contamina, por lo que representa una tecnología que garantiza la  sostenibilidad energética.
Ahorra energía
La aerotermia es una energía renovable, ya que usa la energía contenida en el aire y ésta es totalmente gratuita e inagotable. Una de sus mayores ventajas es que  puede multiplicar la capacidad de generar frío o calor, ya que por cada 4 kW de energía que aporta, consume sólo 1 kW. Esto supone una gran ventaja ya que suministra más energía útil (en forma de calor) de la que utiliza para su funcionamiento (energía eléctrica), pudiendo llegar a producir un ahorro del 70% respecto a un sistema de calentamiento tradicional como gas, electricidad o gasóleo. El consumo anual de energía primaria se reduce considerablemente al integrar un sistema de calefacción con aerotermia.
Esta capacidad para proporcionar más energía de la que consume la convierte en una opción muy a tener en cuenta, puesto que reduce el consumo energético, amortiza en un breve plazo de tiempo la inversión realizada y además, puede climatizar la vivienda durante todo el año con un solo sistema.
Versátil y fácil de instalar
La bomba de calor aerotérmica es una tecnología versátil y fácil de instalar por lo que resulta muy provechosa su aplicación en casos de rehabilitación energética de edificios.  La bomba de calor aerotérmica alcanza su mayor expresión para proporcionar un gran confort térmico con menor consumo energético combinada con otro tipo de sistemas, como suelo radiante y radiadores de agua o con paneles solares térmicos y trabajando a baja temperatura.

Claves para elegir el mejor termo eléctrico


Los termos eléctricos son uno de los sistemas de producción y acumulación de agua caliente más utilizado en los hogares españoles, ya que son un sistema económico que nos permite obtener agua caliente de forma rápida y eficiente.
Una de sus mayores ventajas es su facilidad de instalación, ya que tan solo requieren de una toma eléctrica para su instalación y funcionamiento. Eso sí, a la hora de elegir el mejor termo eléctrico para nuestra vivienda hay que tener en cuenta las características de nuestro hogar, la demanda de agua caliente que realizaremos, el consumo energético y las propiedades del termo para decantarnos por el que mejor se adecúe a nuestras preferencias y necesidades de agua caliente.

Capacidad del termo eléctrico

Los termos eléctricos son aparatos para la producción y acumulación de agua caliente por lo que encontramos termos de diferentes capacidades, que van desde los 5 litros los más pequeños, hasta los 200 o 300 litros los de mayor capacidad.
El consumo de agua caliente que se hace en una segunda residencia o en una casa con familia numerosa dista mucho uno de otro, por lo que es conveniente hacer un cálculo del consumo de agua caliente que se hace en el hogar y tener en cuenta nuestros propios hábitos: número de personas que habitan en la vivienda, número de cuartos de baño, momentos de consumo (por ejemplo cuándo se duchan las personas que habitan la casa; si lo hacen de forma seguida o en distintos momentos del día) e incluso cómo queremos controlar el funcionamiento del termo (digital, analógico, con control via internet) .

Tipo de instalación

Además de la capacidad en litros, necesitamos que el termo eléctrico se adapte a las características de nuestra vivienda o a la estancia en la que vaya a ser instalado. Con esa finalidad, encontramos en mercado termos de instalación vertical; horizontal; reversibles; Slim, específicos para espacios estrechos; y compactos, ideales para espacios especialmente reducidos.
Termo eléctrico BiLight compacto

Fabricación de alta calidad

Es importante que los materiales con los que está fabricado el termo sean de alta calidad y que el interior del termo incluya algún tipo de revestimiento o aislante, ya que de esta manera el termo eléctrico será más eficiente en su labor de calentar y mantener el agua caliente, lo que conllevará un menor consumo energético al minimizar las pérdidas de calor y una vida útil del termo mayor, ya que tendrá una mayor protección contra la corrosión.
Por eso, recomendamos los termos fabricados con altos estándares de calidad y con tecnologías que garanticen menores pérdidas de energía apostando por productos de alta eficiencia energética.

Disponibilidad de agua caliente

Una de las mayores virtudes de un termo eléctrico es la disponibilidad de agua caliente de forma inmediata gracias a la acumulación de la misma en su interior. La encargada del calentamiento de agua en el interior del termo es la resistencia eléctrica, que transmite calor al agua hasta que esta alcanza la temperatura deseada. Llegados a este punto, la resistencia se apaga y el material aislante del termo se encarga de mantener la temperatura del agua. A medida que el agua caliente se va usando, va entrando agua fría en el calderín y la resistencia se pone de nuevo en marcha para ir calentando de nuevo el agua.
Sin embargo, existen también termos que integran además un intercambiador de calor, e incluso dos, lo que garantiza un calentamiento más rápido del agua y, por tanto, disponer de la misma de forma inmediata. Este tipo de termos con intercambiador de calor integrado son ideales cuando se demanda agua caliente en grandes cantidades, o bien, de forma constante.